Wednesday, 12 March 2014

"Philomena" por Stephen Frears

“Era de las pocas cosas que disfrutaba en aquel lugar.”


Martin Sixsmith está en paro. Piensa escribir un libro de historia rusa. El médico le recomienda hacer ejercicio.
Una iglesia. Philomena de joven, se enamora de un chico, y acaba quedándose embarazada.
“Yo nunca abandoné a mi hijo. Me lo arrebataron.”

De este modo comienza Philomena (2013), escrita por Steve Coogan y Jeff Pope inspirándose en hechos reales, y dirigida por el británico Stephen Frears, autor de obras como Las amistades peligrosas (1988) o Los timadores (1990).

Esta película, que consiguió cuatro nominaciones en los Premios Oscar, trata de la vida de la mujer que le da nombre, y especialmente de su pasado, desde el momento en el que se queda embarazada.

La trama pasa después por el parto de su hijo y el momento en el que las monjas se lo roban para vendérselo a una familia americana.

Philomena mantiene esta historia en secreto hasta cincuenta años más tarde, cuando conoce al periodista Martin Sixsmith, con el que comenzarán un viaje físico y emocional para tratar de encontrar al hijo y descubrir qué fue de él.

Así, se hace una reflexión sobre la religión (por el papel que juegan las monjas y la creencia de la protagonista), el periodismo (por la función que realiza Martin), y la historia (porque en el fondo lo que buscan es descubrir y destapar hechos que han sido ocultados).

Prácticamente no merece la pena hablar de la realización de este largometraje, porque realmente no tiene originalidad en su forma, y no busca destacar, sino más bien pasar desapercibida para dar importancia a lo que se cuenta.
El guion, por el contrario, sí es realmente interesante, para empezar porque trata un tema no demasiado habitual en la cartelera pero sí es corriente en los informativos, pues las noticias de niños robados se están destapando continuamente.

Y no solo la historia, sino también la forma en la que está contada es atrayente. Podría haberse centrado simplemente en el pasado de Philomena, pero en cambio es una historia contada desde el presente, lo cual de alguna manera le aporta veracidad; y el personaje del periodista también lo favorece.
La dirección de fotografía es clásica, pero correcta. Se caracteriza por la escasa saturación, que armoniza con un relato que también es carente de color, porque realmente es un suceso triste.

La actriz Judi Dench encabeza el reparto de esta cinta, y hace que el personaje de Philomena Lee resulte notable. También en ese papel, pero de joven, aparece Sophie Kennedy Clark.

El papel de Martin Sixsmith lo lleva a cabo Steve Coogan, y Barbara Jefford interpreta a la Hermana Hildegarde
Concluyamos. Lo mejor sin duda de Philomena es la historia que transmite, sobre la que merece la pena reflexionar. Se trata de algo que ya conocemos por otros medios, pero en esta película se muestra de forma más personal.

Sin embargo, la película no llega a ser completa, pues tiene escasa originalidad en lo que se refiere a su realización.

“Cuando acabó, pensé que algo así de bonito tenía que estar mal.” Philomena


LAS OPINIONES SON RESPETABLES PERO DEBATIBLES

No comments:

Post a comment